Xisqueta

Xisqueta. Con esta marca comercial se identifica el proyecto de dinamización local que se lleva a cabo desde la asociación sin ánimo de lucro Obrador Xisqueta, una entidad del Pallars Sobirà (Alt Pirineu) que trabaja para la recuperación del oficio artesano mediante la puesta en valor de la lana de oveja de la raza Xisqueta.
El Obrador valoriza la labor de los pastores y pastoras que protegen esta raza pero, además, ha reunido un colectivo de artesanas que transforman la lana.

Un proyecto integral de la asociación Obrador Xisqueta

El Obrador Xisqueta nació en el año 2009 “con el objetivo de pagar a un precio justo la lana de las ovejas de raza Xisqueta de diversas pastoras y pastores que todavía preservan esta raza”. Una década más tarde, comprar un producto Xisqueta es sinónimo de consumir de una manera diferente, con sentido común. Quiere decir adquirir una pieza única hecha a mano —algo que implica que su producción requiere un cierto tiempo—, pero también dar apoyo a muchas más cosas: a oficios singulares de un territorio; a la lana, una materia prima recuperada que había quedado olvidada; al tejido artesano local…
Xisqueta significa también aprovechar los recursos propios, transformarlos localmente y fomentar la venta directa de productos propios del país. Quiere decir mantener vivos saberes ancestrales y adaptarlos a los tiempos actuales, contribuir al hecho que la lana de oveja Xisqueta de los pastores de la comarca sea remunerada a un precio justo, y contribuir a seguir manteniendo este oficio secular.

Desde el año 2009, el Obrador Xisqueta ya ha comprado más de 100 toneladas de lana por un valor de más de 60.000 euros.

Supone asimismo facilitar una economía social a pequeña escala permitiendo la consolidación de un pequeño grupo de artesanas vinculadas al proyecto y que viven en las comarcas del Pallars Sobirà, el Pallars Jussà y el Alt Urgell, y contribuir a un modelo de desarrollo sostenible del Alt Pirineu, garantizando el mantenimiento de los rebaños, los pastores, la conservación del paisaje y su biodiversidad.

Un tejido ético

La tarea llevada a cabo por la asociación Obrador Xisqueta se traduce en un estrecho vínculo con los ganaderos del valle de Àssua y con varias artesanas de los valles de la comarca del Pallars Sobirà, que son partícipes del proyecto.
Desde el año 2009 se ha comprado lana Xisqueta con criterios de precio justo a 25 pastores y pastoras seleccionados y que disponen de pequeños rebaños que pacen en extensivo durante todo el año en el valle de Àssua. Esta lana se transforma posteriormente en artículos únicos de alta calidad textil, elementos de interiorismo, materia prima para artesanos y aislante para la construcción, gracias a la colaboración con un equipo de trabajo formado por personas artesanas y diseñadoras como Marine Mercieux. Trabajan con distintas técnicas: fieltro, ganchillo, telar, tricotosa y agujas de tejer, y en muchas de las piezas se aplica el color mediante tintes naturales procedentes de plantas y/o insectos.

Xisqueta es una raza de oveja autóctona catalana, extremadamente sobria, que sobrevive en ambientes de gran dureza como el pirenaico. Actualmente está declarada de protección especial.

Lanas, kits, colecciones de moda ética y jerseys  en los cuales se puede hacer una propuesta de modificación de colores, complementos, piezas de interiorismo, mantas, colchones de lana de Descans Natural (Matalasseria Fornells)… En http://xisqueta.bigcartel.com pueden consultarse y adquirirse on line todos los productos que se elaboran con la marca Xisqueta, y que también pueden encontrarse en diversos establecimientos seleccionados. Pero además, desde la asociación Obrador Xisqueta se promueven asimismo iniciativas como “La Habitación Xisqueta”, una propuesta de interiorismo muy especial que cuenta con la colaboración del Parque Nacional de Aigüestortes y Estany de Sant Maurici y cinco establecimientos hoteleros del entorno del Parque, y en el que se decora un espacio con piezas hechas a mano con lana de rebaños locales (lámparas, cortinas, cabezales, alfombras…). Esta oferta se completa con proyectos de interiorismo a medida para particulares, hoteles, restaurantes y tiendas.

Propuestas comunitarias

En línea con su apuesta por el desarrollo y la dinamización local, la asociación promueve diversas propuestas en las que participa. Por ejemplo, “Apadrina una oveja Xisqueta” es un proyecto colaborativo entre los pastores y pastoras del valle de Àssua, la asociación Obrador Xisqueta (gestora de la marca Xisqueta) y la Guerrilla del Ganxet de Barcelona. El Obrador también participa en el proyecto COOP’ART, que tiene como objetivo fomentar una estrategia compartida de innovación y desarrollo sostenible de la artesanía.

En su apuesta por el desarrollo y la dinamización local, la asociación promueve diversas propuestas en las que participa, como por ejemplo Apadrina una Oveja Xisqueta.

La asociación, en la que es posible inscribirse como socia/socio, organiza durante el verano las Vivencias Xisqueta, bajo el lema “Experiencias auténticas en torno a los pastores, los rebaños y la lana Xisqueta”. Se trata de tres experiencias y actividades para todos los públicos en torno al oficio de pastor/a, a las ovejas, la lana Xisqueta y el trabajo artesano (valle de Àssua-Pallars Sobirà), y también imparte cursos de formación. Dispone incluso, desde el año 2013, y gracias al apoyo del Parque Nacional d’Aigüestortes y Estany de Sant Maurici, de la Caravana Xisqueta, para hacer llegar el proyecto Xisqueta por toda Catalunya, impartiendo talleres de hilado (con huso y rueca), de tintes naturales, de tejer y fieltro (con aguja, en húmedo, fieltro “nuno”…).

Hablamos con los impulsores del Obrador Xisqueta para que nos expliquen más cosas…

¿Por qué y cómo nació la asociación?
La asociación Obrador Xisqueta nació en paralelo con la Escola de Pastors de Catalunya, cuando un grupo de personas vio la necesidad de un relevo generacional de los ganaderos y de la revalorización de la lana del sector ovino. A partir de aquí se ha estado trabajando para recuperar esta materia natural y usada antiguamente para confeccionar la ropa en el Pirineo, revalorizarla y pagar por ella un precio justo al pastor. La iniciativa quiere dar apoyo al mundo de la ganadería ovina, especialmente a la raza Xisqueta, autóctona de Catalunya y que en aquel momento estaba considerada en peligro de extinción.

Así pues, se intenta impulsar el territorio, las ovejas, la conservación del paisaje y la biodiversidad, mantener vivo el oficio de pastor/a, valorizar la lana como producto natural, valorar el oficio artesano vinculado a la lana y comercializar prendas fabricadas con un producto ancestral pero dándoles un diseño actual.

¿Quiénes fueron los que emprendieron la iniciativa y cuántas personas formáis parte del Obrador Xisqueta en la actualidad?
El Obrador Xisqueta es una asociación sin ánimo de lucro que se emprendió desde el Proyecto de Montanyanes, que estaba dirigido por dos personas. Actualmente, hay una junta voluntaria formada por tres personas y trabajan en el Obrador otras tres. Además, hay un equipo de ocho artesanos vinculados al proyecto, que son los que producen las piezas artesanales, más de once pastores a los que compramos la lana, y tres pastores que colaboran en el proyecto “Apadrina una oveja”.

La iniciativa da soporte al mundo ganadero ovino, especialmente a la raza Xisqueta, autóctona de Catalunya. Impulsa el territorio, la conservación del paisaje y la biodiversidad, busca mantener vivo el oficio de pastor/a, y pone en valor el oficio artesano vinculado a la lana.

¿De dónde procede vuestro vínculo con el mundo de las ovejas Xisqueta? ¿Y con el Pallars Sobirà?
Las chicas que tuvieron la iniciativa son del Pallars y, por lo tanto, tienen un gran vínculo con la forma de vida tradicional de esta zona, y con el valle de Àssua, hecho que incluye las ovejas Xisqueta. Al ver la problemática a la que se enfrentaba la ganadería extensiva para poder salir adelante, decidieron lanzar este proyecto para dinamizar el sector.

¿Cómo os definiríais como personas?
Nos vemos como personas con un compromiso social. Creemos en este cambio que se va percibiendo poco a poco a nuestro alrededor, en el que los consumidores empiezan a ser conscientes de las implicaciones que tiene consumir un tipo u otro de producto. Por ejemplo, el hecho de consumir productos de la oveja Xisqueta (ganadería extensiva) genera un cambio en el paisaje y en el ecosistema, y eso, entre otros aspectos, contribuye a la prevención de incendios que tanto amenazan nuestra zona, especialmente con el cambio climático que estamos padeciendo. Con esto nos referimos al hecho que las consecuencias que una pequeña acción puede comportar pueden ser grandes. Nos consideramos pues, personas a las que nos gusta divulgar este hecho y concienciar a la gente.

“Tenemos un compromiso social y creemos en el cambio que observamos a nuestro alrededor, en el que los consumidores empiezan a ser conscientes de las implicaciones que conlleva consumir un tipo u otro de producto.”

¿Cómo es el día a día de la asociación, aquí en Rialp?
La asociación es como un todoterreno, siempre hay temas que gestionar. El hecho de querer hacer las cosas con amor y garantizando el valor añadido que queremos darle a la marca Xisqueta requiere una mayor inversión de tiempo. Entre otras tareas, respondemos a los correos electrónicos, tratamos con los pastores, preparamos pedidos, comercializamos las prendas, preparamos talleres, organizamos encuentros de padrinos, hacemos gestiones con las artesanas y la clientela…

¿Qué caracteriza la lana Xisqueta y qué propiedades tiene?
La lana Xisqueta es una lana de grosor medio —las fibras son de 28 micras. Hay lanas merinas de Australia con un grosor de 16 micras: estas serían las más finas y, a la vez, las más caras. Y pueden encontrarse de otras razas de hasta 36 micras, que serían las más “bastas”.

Como propiedades terapéuticas de la lana destaca, gracias a la grasa (lanolina), la activación de las propiedades autocurativas del cuerpo. Ayuda en casos de malestar muscular e incluso a aliviar bronquitis y cólicos cuando la enrollamos alrededor del cuerpo.

A diferencia de las fibras de lana sintética, la lana Xisqueta repele la humedad y los olores, y es ignífuga. Esto permite que su mantenimiento sea sencillo, tiene una larga durabilidad, es transpirable y abriga mucho.

“La lana Xisqueta repele la humedad y los olores, y es ignífuga. Es fácil de mantener, tiene una larga durabilidad, es transpirable y abriga mucho.”

¿Qué procesos de transformación vive la lana desde que se esquila la oveja hasta que se convierte en un producto de vuestra marca?
En el mes de junio se esquilan la ovejas y en julio la lana se transporta a Palencia para lavarla. Se embala entonces en balas de 300kg, que se reparten en tres direcciones: para una venta directa (por ejemplo, para hacer colchones), para dejar en rama o hacer napa (en Alicante) o se envían a Filatures Montblanc (en Terrassa), donde se transforma en hilo o madejas. Seguidamente, el hilo se traslada a Sabadell, donde se elaboran los jerseys, y las madejas van a Solsona, donde se tiñen de manera artesanal con tintes naturales. Finalmente, tanto hilo como madejas vuelven al Pallars, donde se confeccionan las piezas artesanas.

Se intenta siempre trabajar de la forma más local posible, pero nos encontramos con dos dificultades: la industria vinculada a la lana ha ido desapareciendo y, además, el Obrador Xisqueta tiene una producción muy pequeña, y cuesta encontrar empresas en las que poder encajar.

Organizáis talleres y preparáis experiencias para que, quien lo desee, pueda venir a conocer vuestra iniciativa. ¿Qué descubre quien os visita?
Durante el verano se organizan actividades para descubrir el mundo Xisqueta. En estas experiencias se pueden conocer los rebaños de ovejas, el origen de la Xisqueta, la procedencia de la lana y el mundo de los pastores/as. También puede descubrirse cómo se trata artesanalmente este producto trabajando con la técnica del fieltro mojado y/o visitando los talleres. Todo ello, siempre acompañado de la explicación del proyecto.

Vuestros productos se venden a un precio que permite a todas las personas que intervienen en la producción percibir una remuneración justa por el valor de su trabajo. ¿Creéis que los consumidores saben valorar todo aquello que hay detrás de cada pieza, más allá del precio? ¿Pensáis que entiende el porqué del coste final del producto?
Hay consumidores muy diversos, así que quienes nos compran a nosotros son mayoritariamente personas con una conciencia de consumo, que entienden el valor añadido de nuestro producto (ciclo cerrado, pagando un precio justo, trabajando de manera sostenible y localmente). Sin embargo, quien desconoce el proyecto y no entiende la problemática que puede generar el modelo de consumo actual, considera que es un producto caro.

Durante el verano se organizan actividades para descubrir el mundo Xisqueta, desde los rebaños de ovejas y el trabajo de los pastores/as hasta las tareas de las personas que trabajan artesanalmente la lana. Fomentan así un turismo sostenible, cultural, que crea un vínculo con el territorio, que descubre y pone en valor las formas de hacer de la zona.

El vuestro es un proyecto de cooperación y economía social. ¿Cómo creéis que contribuye a la promoción local y al fomento de otro modelo de consumo y turismo?
Mediante la venta de productos de lana, contribuimos a dar valor a esta materia prima y a los ganaderos que la producen. Además las piezas llevan nombres vinculados al territorio, normalmente palabras propias del Pallars, que ponen en valor la tradición particular de la zona.

Por otra parte, a través de las actividades y experiencias, fomentamos un turismo sostenible, cultural, que crea un vínculo con el territorio, que descubre y pone en valor las formas de hacer de la zona.

Actualmente dais a conocer oficios, una raza de oveja, valorizáis el territorio y el patrimonio, y contribuís a generar una economía a pequeña escala como la apuesta por el comercio de proximidad, las relaciones humanas y el consumo responsable. ¿Cuáles son vuestros objetivos, de cara al futuro?
Nuestros objetivos siguen siendo los mismos que teníamos al principio y que ya hemos comentado: poner en valor uno de los productos locales, ecológico, sostenible y natural, que quiere dejar una huella social y no ambiental. Además nuestro proyecto ha de servir de inspiración para otras iniciativas en la Península, y este espíritu de “proyecto inspirador” creemos que es bonito, porque muchos pasos pequeños hacen un largo camino.





Xisqueta

Un proyecto integral de la asociación Obrador Xisqueta

Edificio El Racó
Espai mOn. C-13, km 131
25594 Rialp

973 62 09 77

www.xisqueta.cat
info@xisqueta.cat

Instagram
Twitter

© 2020 Taste The Altitude · Todos los derechos reservados · Aviso Legal y Condiciones Generales de Uso del Sitio Web · Política de Privacidad y de Protección de Datos de Carácter Personal · Cookies · Diseño Disparo Estudio