Safrà del Montsec

En Cataluña, la recuperación del cultivo del azafrán en zonas de altitud está directamente vinculada a la iniciativa de Safrà del Montsec, en Llimiana, que ofrece un producto 100% natural y ecológico. Descubrimos esta iniciativa marcada por el amor a la tierra y las raíces, la entrega, la honestidad y la exigencia que, además, tiene como objetivo la preservación de las tradiciones culturales y agrícolas.

Azafrán ecológico, cosechado a mano y secado con leña

De Safrà del Montsec, la prestigiosa chef Carme Ruscalleda ha dicho “es un producto artesano, fresco, perfumado y con el color característico como un sol rojizo, para emocionar a los enamorados del azafrán y para seducir a quienes lo descubran por primera vez”. Y es que el producto que elabora la empresa de nombre homónimo es fruto de una pasión vivida.

Así, Safrà del Montsec surgió de la voluntad de dos enamorados de Llimiana (una pequeña localidad del Pallars Jussà (Lleida), situada a unos 790 metros de altitud), Magda Plazas y Jaume Casado, por contribuir a la recuperación del cultivo de esta especia en Cataluña, puesto que ya se desarrollaba en la comarca en la época medieval. Pero además, el hecho de llevar a cabo esta actividad económica está directamente vinculado a un firme compromiso por la preservación de las tradiciones culturales y agrícolas.

Ambos nos descubren en esta entrevista, cómo ha evolucionado su proyecto, y los valores, vivencias y emociones que asocian a su azafrán 100% natural y ecológico.

Son los primeros productores, elaboradores, envasadores y comercializadores de azafrán ecológico de Cataluña.

¿Cómo nació el proyecto Safrà del Montsec?
Inicialmente, nos motivó un tema de salud y una cierta insatisfacción con nuestro entorno laboral. Buscábamos, pues, un cambio. Deseábamos vivir en un entorno rural, pero a diferencia de un cultivo tradicional, queríamos hacer algo nuevo, diferente. Nuestra premisa era que el lugar en el que quisiéramos vivir determinara nuestro trabajo y no que nuestro trabajo determinara en qué lugar teníamos que vivir. Así que, desde el principio, buscamos un entorno de montaña que nos gustara, en el que nos sintiésemos a gusto y en el que pudiésemos desarrollar una actividad que contribuyera de alguna manera a potenciar aquella región o lugar.
El entorno y los paisajes de la Masía Mauri, en Llimiana, en el Pallars Jussà, nos enamoraron desde el primer momento.

Vosotros vivíais en Barcelona y decidisteis hacer un cambio importante en vuestra vida. ¿Porqué escogisteis el azafrán, como eje para ese cambio? ¿Qué relación teníais con la agricultura?
Como hemos explicado, teníamos claro que buscábamos una actividad diferente porque sabíamos que la innovación es algo muy importante a la hora de desarrollar cualquier idea. De manera que lo primero que hicimos al llegar a Llimiana fue estudiar su historia agrícola. Descubrimos que había sido una importante región productora de azafrán en la edad media. Y nos hizo mucha ilusión pensar que, con nuestro trabajo, podríamos contribuir a la recuperación de este cultivo que, en su momento, fue tan representativo de la zona y del país.
Por lo que a nosotros respecta, nuestros padres no son agricultores pero sus familias sí. La familia paterna de Jaume, por ejemplo, se ha dedicado a la agricultura; él, en principio, no pensaba dedicarse a ello, pero por lo visto, ¡las raíces te acaban llamando!

¿Qué ha representado este cambio en vuestras vidas? ¿Qué relación tenéis con el entorno, la naturaleza y el Montsec?
Por nuestra parte, ha supuesto un gran sacrificio personal porque nos hemos lanzado de cabeza a este proyecto con muy pocos recursos económicos. Por otro lado, ha supuesto un reto y un aprendizaje continuo: hemos tenido que estudiar e investigar muchísimo, visitar otras explotaciones, aprender de lo que es bueno y de lo que es malo. Las dos personas que más han influido en nuestra manera de trabajar el azafrán son ya mayores. Haber tenido a nuestro alcance su conocimiento y todavía hoy poder disfrutar de su experiencia es, sencillamente, un lujo. Nos anima pensar que, con nuestra labor, ponemos nuestro grano de arena para que esa sabiduría no se pierda.
Por lo que respecta al Montsec, nos hace mucha ilusión vivir aquí y nos apasiona trabajar con un producto que fue tan representativo de esta región.

“Recuperar un cultivo tan artesanal expresa el valor que queremos darle a la mano de obra humana. El trabajo del artesano tiende a perder valor cuando se intentan mecanizar los procesos.”

¿Cuáles han sido los principales obstáculos que habéis tenido que superar para emprender y sacar adelante esta aventura?
Han habido muchos, desde los escasos recursos económicos hasta los obstáculos que se presentan al intentar entrar en un mercado viciado por la adulteración y la falta de información. Por un lado, por más que se hable de ayudas a la emprendeduría, ninguna entidad te ayuda si no dispones de avales. Y por otro, el desconocimiento (del mercado, de la historia, de la utilización de un producto autóctono) hace que la incorporación al mercado sea todavía más difícil.

Os definís como amantes de las tradiciones, de la artesanía y de la alimentación ecológica, y decís que, a través de vuestro azafrán, intentáis transmitir la ilusión, el amor por la tierra y las raíces, la entrega, la honestidad y la exigencia que ponéis en vuestro trabajo. ¿Cómo trasladáis estos valores y esta forma de hacer, a la producción del azafrán?
Intentamos ser transparentes y coherentes con todo aquello que hacemos. Desde el primer momento, hemos querido transmitir nuestros principios cuidando, en todo el proceso, hasta el más mínimo detalle. Por ejemplo, tardamos más de seis meses en encontrar los envases que utilizamos, y creemos que ha valido la pena el tiempo invertido porque son tarros de vidrio reciclado, un claro ejemplo de sostenibilidad, ¡y además son muy bonitos!
En cuanto a la producción artesanal, tenemos claro que el trabajo manual es la clave para la obtención de un azafrán de calidad. Sabemos que ya existe maquinaria para recoger la flor e incluso para el desbrizne, pero es imposible que la máquina trate la flor con la misma delicadeza con que la tratan nuestras manos. Durante nuestra cosecha, los días más importantes del año, pueden llegar a trabajar diariamente unas veinticinco personas. Una parte de este grupo de personas vienen recomendadas por una asociación de Lleida con delegación en esta comarca que se dedica a promover acciones dirigidas a personas con riesgo de exclusión socio-laboral. Creemos que así gana el producto y gana el entorno.

“Tenemos claro que el trabajo manual, artesanal, es la clave para la obtención de un azafrán de calidad.”

Vosotros elaboráis un producto 100% natural y ecológico, rescatando la artesanía tradicional y utilizando métodos de producción que no perjudican el entorno ni la salud humana. ¿Qué es lo que distingue vuestro Safrà del Montsec y qué es lo que lo hace tan especial?
Bien, los procesos básicos de cualquier explotación de azafrán son los mismos: plantación, recolección, desbrizne y deshidratación. Pero estos procesos varían en función del talante de cada productor y es eso lo que precisamente determina la calidad del azafrán obtenido.
Nuestro proceso es único; de hecho, es bien sabido que nadie más lo realiza de esta manera, excepto dos o tres pequeños productores que conocemos y que trabajan de manera similar. ¿La razón? No sólo es un proceso mucho más laborioso, sino que además necesita una inversión extra de tiempo y de mano de obra.
Otro aspecto importante, y que nos hace únicos, es que nosotros tenemos una producción limitada y únicamente envasamos y distribuimos lo que nosotros producimos. Con esto garantizamos un azafrán homogéneo, auténtico y con unas características únicas que son el resultado de controlar con esmero cada paso del proceso de producción. Por esa razón, tampoco pensamos producir en grandes cantidades; nuestra prioridad es la calidad.

“Tenemos una producción limitada y únicamente envasamos y distribuimos lo que nosotros producimos. Con ello garantizamos que se trata de un azafrán homogéneo, auténtico y con unas características únicas que son el resultado de controlar con esmero cada paso del proceso de producción.”

Tenéis las certificaciones ecológicas CCPAE y UE LOGO. ¿Qué supone, para vosotros, ser los primeros productores, elaboradores, envasadores y comercializadores de azafrán ecológico de Cataluña, regulados por el Consejo Catalán de la Producción Agraria Ecológica?
Para nosotros es un compromiso, no sólo con la filosofía ECO y el medio, sino también con nuestros clientes. Ser los primeros agricultores que realizan todo el proceso, desde la producción hasta la distribución, nos compromete a ser exigentes con nosotros mismos y transparentes frente a todo aquél que desee conocernos. Las certificaciones son nuestra garantía, una manera de guardar nuestro compromiso.

En vuestra web (www.safradelmontsec.com) explicáis, con todo detalle, todas las fases del proceso de elaboración del Safrà del Montsec (plantación, cosecha, desbrizne y deshidratación). ¿Cuáles son las claves para conseguir la máxima calidad?
Creemos que hay una única clave: amar lo que haces. Si te gusta lo que haces y disfrutas con ello, siempre querrás hacerlo lo mejor posible, sin importar ni el tiempo ni la dedicación que eso implique.
Asimismo, y como hemos explicado antes, el proceso de producción es básicamente el mismo para cualquier productor de azafrán. La calidad depende de cómo lo hagas. Para nosotros, ofrecer el rojo puro de los estigmas y utilizar exclusivas maderas en la deshidratación son dos de los aspectos que determinan nuestra calidad, además de darnos autenticidad.

El azafrán es un producto exclusivo, del cual la gente acostumbra a conocer el uso gastronómico. Pero también se utiliza en medicina, cosmética, perfumería…¿Qué propiedades tiene?
La verdad es que las propiedades del azafrán que se han investigado y comprobado son muchísimas. Es una gran fuente de vitaminas y otros compuestos que proporcionan beneficios terapéuticos (como anticancerígeno, potente antioxidante y antiinflamatorio, antitusígeno, antidepresivo…). Además es utilizado como afrodisíaco en diferentes culturas y se ha demostrado que incluso tiene efectos beneficiosos en la lucha contra enfermedades degenerativas como el Alzheimer o la esclerosis múltiple. Propiedades, ¡tiene muchísimas más!

En cuanto a vuestro Azafrán Coupé Ecológico, disponéis de varios formatos: Hebras de azafrán ecológico del Montsec para uso casero y también para restauración, en distintas presentaciones. ¿Dónde se pueden encontrar estos productos?
Por el momento estamos presentes en algunas tiendas especializadas de Barcelona y Lleida. Por internet se pueden encontrar nuestros productos en Amazon España o bien contactando directamente con nosotros a través de nuestra página web.

Pasando a otra cuestión, ¿cómo afecta la altitud a vuestra actividad y a vuestra vida cotidiana?
¡Somos afortunados! Nos encontramos en un lugar con la altitud ideal para el cultivo del azafrán y, de manera especial, durante la cosecha tenemos la fortuna de despertarnos cubiertos por una niebla que, además de bucólica, es nuestra cómplice ideal porque acompaña nuestras mañanas de recolección, y nos deja el tiempo suficiente para recoger nuestra preciada flor todavía cerrada.
En cuanto a nuestro día a día, nos inspira, nos carga de energía y nos hace felices.

“En cuanto a nuestro día a día, nos inspira, nos carga de energía y nos hace felices.”

Vosotros apostáis por un firme compromiso con el medio ambiente, la óptima utilización de los recursos naturales y tenéis en cuenta la sostenibilidad en todo el proceso de producción y distribución del azafrán a fin de consolidar un sistema agrario económicamente sostenible. ¿Creéis que esta es la vía para fortalecer el sector económico y agrario de la zona y para dinamizar el territorio?
¡Totalmente! Según el CCPAE, Cataluña es el gran mercado de España de alimentos bio. Cada vez más, la emprendeduría agraria se está ganando el prestigio en el mercado y la confianza del consumidor con productos sanos, de calidad y respetuosos con el medio ambiente.
Es cuestión de ir concienciando y de adquirir compromisos reales con nuestro territorio porque el futuro está en el sector agrario.

El azafrán ya se cultivaba en la época medieval en la comarca. Vosotros habéis querido recuperar esta actividad económica, comprometidos con la preservación de las tradiciones culturales y agrícolas. ¿Creéis que es importante concienciar a los consumidores para que valoren en un producto esta vertiente no tangible?
Creemos que es muy importante no olvidar la historia porque en caso contrario acabaremos olvidando nuestras raíces. En Cataluña, se había olvidado el azafrán. No ha sido sino hasta hace pocos años cuando se ha empezado a hablar de la recuperación del cultivo y hace falta todavía hacer mucha pedagogía.

El hecho de querer recuperar un cultivo tan artesanal forma parte de una idea romántica, pero también expresa el valor que queremos darle a la mano de obra humana. El trabajo del artesano tiende a perder valor cuando se intentan mecanizar los procesos.

“Creemos que es muy importante no olvidar la historia porque en caso contrario acabaremos olvidando nuestras raíces. En Cataluña, se había olvidado el azafrán. No ha sido sino hasta hace pocos años cuando se ha empezado a hablar de la recuperación del cultivo y hace falta todavía hacer mucha pedagogía.”

Vosotros podéis ser un modelo a seguir por mucha gente que desea hacer un cambio importante en su vida. ¿Qué les diríais a las personas que se estuvieran planteando emprender un proyecto similar al vuestro?
Es muy difícil salir de la zona de confort y dar el primer paso asusta, pero si tienen una idea clara, bien estudiada y confían plenamente en su proyecto, no han de desistir de llevarlo a cabo. Lo más probable es que se encontrarán con muchísimos obstáculos, pero la clave es la confianza y la constancia.

¿Sabíais que para obtener 1kg de azafrán hacen falta unas 200.000 flores y que la flor tan sólo dura un día?



Safrà del Montsec

Azafrán ecológico, cosechado a mano y secado con leña

Masía Mauri, s/n
Els Masos de Llimiana
25639 Llimiana (Lleida)

+34 605 028 536
+34 635 701 647

info@safradelmontsec.com
export@safradelmontsec.com
www.safradelmontsec.com

Persona de contacto: Magda Plazas Figueroa y Jaume Casado Carulla

Poterie La Ferme

Cerámica 100 % artesana, creaciones hechas a mano. Ver historia

Poterie La Ferme

Cerámica 100 % artesana, creaciones hechas a mano. Ver historia

Sergio Padura

Fotografía y pasión por la montaña. Ver historia

Sergio Padura

Fotografía y pasión por la montaña. Ver historia

Roser Guix Torrents

La escritora que da voz a la mujer campesina. Ver historia

Roser Guix Torrents

La escritora que da voz a la mujer campesina. Ver historia

Cal Felipó

Productores de manzanas ecológicas de montaña. Ver historia

Cal Felipó

Productores de manzanas ecológicas de montaña. Ver historia

Hotel de Montaña Uson y micro-cervecería Pirineos Bier

Para rodearse de naturaleza en el corazón del Valle de Hecho. Ver historia

Hotel de Montaña Uson y micro-cervecería Pirineos Bier

Para rodearse de naturaleza en el corazón del Valle de Hecho. Ver historia

Tresors del Cadí

Agricultura ecológica de alta montaña. Ver historia

Herbes de l’Alt Pirineu

Recogiendo los principios activos de la alta montaña. Ver historia

30 cabres

La quesería de Eller. Ver historia

Diorj Braama

Artista, pintor, músico, poeta… Ver historia

Xisqueta

Un proyecto integral de la asociación Obrador Xisqueta. Ver historia

Projecte Boscos de Muntanya

Trabajando en el Pirineo para la conservación y la mejora de bosques. Ver historia

Projecte Boscos de Muntanya

Trabajando en el Pirineo para la conservación y la mejora de bosques. Ver historia

PHILIPPE LAVAILL

Philippe Lavaill

Un artista polifacético con taller de arte en Bescaran. Ver historia

Llivins

Viticultura de altura y de montaña. Ver historia

Jabones del Pirineo

Naturaleza de altura en tu piel. Ver historia

Bodegas Bal Minuta

Las viñas más altas de la Península Ibérica. Ver historia

Gratacool

La vitamina C de la montaña. Ver historia

L’Esquella, lechería de la Cerdanya

Naturalidad y calidad como carta de presentación. Ver historia

Liken Skis

Esquís artesanales para conectar con las emociones. Ver historia

Liken Skis

Esquís artesanales para conectar con las emociones. Ver historia

Taüll orgànics

Productos naturales de alta montaña para la salud y el bienestar. Ver historia

Aromik

Plantas aromáticas de producción ecológica, infusiones y condimentos. Ver historia

El Refugi de la Feixa

Un oasis de paz a 2.160 m. Ver historia

Formatgeria de Montmelús

Quesos artesanos de cabra. Ver historia

Cal Rossa

El establecimiento de turismo de naturaleza que propone una experiencia sostenible. Ver historia

Cal Rossa

El establecimiento de turismo de naturaleza que propone una experiencia sostenible. Ver historia

Prat de Sala

Cultivo ecológico de plantas aromáticas y medicinales. Ver historia

Prat de Sala

Cultivo ecológico de plantas aromáticas y medicinales. Ver historia

Fundación Miranda

Caballos libres, prevención de incendios y conectividad del territorio Ver historia

Fundación Miranda

Caballos libres, prevención de incendios y conectividad del territorio Ver historia

Formatgeria Montsent de Pallars

Quesos artesanales de leche cruda de cabra y oveja Ver historia

Ca de Llibernal de Noals

Miel de montaña 100 % natural, a 1.028 m Ver historia

Alfarería Blanca Alfonso

Porcelana artesana en un entorno de pura naturaleza Ver historia

Alfarería Blanca Alfonso

Porcelana artesana en un entorno de pura naturaleza Ver historia

Refugio Vall de Siarb

Tu hogar en el Pirineo Ver historia

Refugio Vall de Siarb

Tu hogar en el Pirineo Ver historia

Suscríbete a la Newsletter

Si quieres sorprenderte con nuevas historias y estar al día de las actividades que te proponemos.

¡Tu conexión con lo auténtico, en un solo clic!

Suscríbeme

© 2020 Taste The Altitude · Todos los derechos reservados · Aviso Legal y Condiciones Generales de Uso del Sitio Web · Política de Privacidad y de Protección de Datos de Carácter Personal · Cookies · Diseño Disparo Estudio