Cal Andreuet

A 1.400 metros de altitud y en Sorribes, en el Alt Berguedà, Cal Andreuet destaca como un proyecto familiar agroganadero destinado a poner en valor el rico patrimonio agrario y cultural del valle de Gósol. Lo hace mediante la conservación de variedades locales singulares y la preservación de los conocimientos tradicionales, desde la perspectiva de la agricultura ecológica. De este modo, con Carles Riu Bosoms al frente y con una visión holística que permite hacer viable la propuesta en las vertientes económica, social y medioambiental, cultivan el guisante negro, patatas de montaña y plantas aromáticas; recuperan y cultivan manzanos de variedades antiguas, y aprovechan los pastos con yeguas de raza pirenaica catalana.

Agricultura ecológica de alta montaña

En el valle de Gósol y al pie del Pedraforca, en el Parque Natural del Cadí-Moixeró, Carles Riu Bosoms reemprendió hace unos diez años un proyecto familiar, y lo hizo —tenía claro que quería que fuera así— desde una nueva perspectiva. Con formación en ciencias ambientales y etnoecología por la Universidad Autónoma de Barcelona, volvió a casa, a Sorribes, para ponerse al frente de la explotación agrícola y ganadera con un objetivo: recuperar campos, cultivos y árboles frutales para que volvieran a tener vida, transformar en su obrador todo aquello que les ofrecía la tierra en productos de alta calidad y valor gastronómico, aportar un espacio que contribuyera al desarrollo local en esta zona de montaña y colaborar en el mantenimiento del paisaje cultural del Alt Berguedà.

Cal Andreuet es pues un proyecto que va un poco más allá del simple hecho de producir alimentos. Carles trabaja a tiempo completo —en una iniciativa que reconoce que no sería posible sin la ayuda de familiares y amigos en determinadas ocasiones— para recuperar terrazas, cultivos y prácticas tradicionales, y las adapta a la actualidad para ofrecer lo mejor del rico patrimonio agrícola del territorio, conservando su paisaje. Cal Andreuet se define por la elección y la promoción de variedades locales, la producción ecológica y el cultivo en la alta montaña; estos son sus tres rasgos característicos.

En Cal Andreuet van más allá del simple hecho de producir alimentos. Recuperan terrazas, cultivos y prácticas tradicionales, y se adaptan a la actualidad para ofrecer lo mejor del rico patrimonio agrícola del territorio, conservando su paisaje.

Desde el siglo XIX hasta la actualidad

La tradición agrícola y ganadera de Cal Andreuet se inició a finales del siglo XIX, cuando los antepasados de Carles se establecieron en la casa de payés. Desde entonces, diversas generaciones han trabajado las tierras y, hoy en día, el proyecto tiene como base la diversificación de cultivos, la comercialización de proximidad y la transformación y elaboración de los productos de la explotación.

Carles Riu Bosoms explica que decidió regresar a Sorribes y reemprender el proyecto familiar en la pequeña y poco tecnificada explotación de sus abuelos porque «después de formarme académicamente y concebir el mundo actual, creí que la forma más adecuada de vivir estaba estrechamente relacionada con el hecho de trabajar la tierra, y a la vez, dar forma al paisaje que nos rodea y autoabastecernos. Tenía la suerte de que Sorribes era un lugar perfecto para desarrollar un proyecto en el que sentirme cómodo. Plantar una patata, cultivarla hasta que nos da sus frutos y comértela debería ser lo más normal del mundo».

Ya desde su infancia, Carles ayudaba en todas las tareas propias de una pequeña casa de payés, «como recoger el pasto en verano para alimentar a las vacas durante el resto del año, ir a la sierra del Verd a controlar el ganado en verano… Participando en el día a día de las labores de payés aprendí el valor del esfuerzo, la estima, la perseverancia, el respeto y el orgullo de poder hacer las tareas por uno mismo».

Tal y como él mismo reconoce, Carles es una persona a quien le gusta mucho trabajar y ver el resultado del trabajo que hace con sus propias manos: «eso me encanta. Claramente los valores que me han transmitido de pequeño me han influido. Prefiero hacer que decir, y me conformo con bien poca cosa». Define su vínculo con la tierra, con Sorribes, como de no posesión, sino de pertenencia: «yo pertenezco a Sorribes. Cuando corto un árbol, labro un campo o las yeguas pacen en un cercado, el lugar continua vivo y ambos hemos interactuado en simbiosis, beneficiándonos el uno del otro. Me genera tristeza ver tantos lugares abandonados».

«Creo que la forma más adecuada de vivir está estrechamente relacionada con el hecho de trabajar la tierra, y a la vez, dar forma al paisaje que nos rodea y autoabastecernos. Plantar una patata, cultivarla hasta que nos da sus frutos y comértela debería ser lo más normal del mundo».

Cal Andreuet, hoy en día

Para ofrecer productos finales únicos, en Cal Andreuet cultivan artesanalmente variedades locales del Alt Berguedà siguiendo los conocimientos populares, revitalizando su uso y su consumo: cultivan una legumbre tan apreciada como el guisante negro y patatas de montaña, revalorizan variedades antiguas de manzanos y utilizan sus frutos para elaborar zumo de manzana, introducen el cultivo de plantas aromáticas para hacer infusiones y condimentos…, y gestionan los pastos con un rebaño de yeguas. También, recientemente, están explorando con el cultivo de judías de variedades tradicionales y algunos tipos de cereales.

«Cal Andreuet es un proyecto muy meditado y que hemos ido creando poco a poco —explica Carles—, haciendo muchas pruebas antes de llevarlas a cabo. Eso nos aboca a ir despacio y probablemente a no tener resultados inmediatos, pero nos proporciona una certidumbre a medio plazo que nos hace ser más resilientes. Como prueba de este hecho es la elección de variedades tradicionales de manzanos, por ejemplo.»

Quieren preservar la biodiversidad cultivada y trabajan desde el respeto por el medio y en el marco de la normativa de producción ecológica —sus productos están acreditados por la certificación que establece el Consejo Catalán de Producción Agraria Ecológica (CCPAE). Para garantizar la sostenibilidad del proyecto hacen una rotación de cultivos y el paso de campos de cultivo a pastos para su ganado. Carles explica cuál ha sido la razón de ser de haber optado por la agricultura ecológica: «considero que claramente hay dos factores que determinan esta elección: el primero es que nosotros somos los primeros clientes que tiene el proyecto, y como queremos comer productos de calidad, de proximidad y ecológicos, también producimos nuestros productos de esta manera para los demás. El segundo es el respeto por el medio y la fauna que habita en nuestros campos y prados».

Carles Riu Bosoms tiene muy claros cuáles son los valores añadidos de sus productos: «nosotros trabajamos para hacer unos productos que lleven asociados los valores en los que creemos, pero también y sobre todo trabajamos para hacer unos buenos productos. Unas judías rarísimas y antiquísimas pero que no valen nada, tampoco nos sirven de nada. Es por ello que hay mucho trabajo de prueba y error y de selección. Nosotros priorizamos el hecho de trabajar de forma respetuosa con el medio frente a la productividad. En este sentido, por ejemplo, hacemos una rotación de cultivos largos y, además de hacer un solo cultivo en una misma parcela cada año, lo alternamos con pastos que facilitan la regeneración de la tierra que hemos estado explotando durante la fase de cultivo».

En Cal Andreuet cultivan variedades locales del Alt Berguedà siguiendo los saberes populares, revitalizando su uso y su consumo, y gestionan los pastos con un rebaño de yeguas. Quieren preservar la biodiversidad cultivada y trabajan desde el respeto por el medio y en el marco de la normativa de producción ecológica.

La esencia: del campo al plato o a la taza, del árbol al vaso, de los prados a la montaña

El entorno privilegiado de alta montaña de Sorribes, a más de 1.400 metros de altitud, confiere unas particularidades especiales a los cultivos sin riego de Cal Andreuet, que crecen con un respeto total hacia los ciclos de la naturaleza: los frutos de sus tierras tienen una mayor composición mineral y un menor contenido en agua, un sabor único y una calidad excepcional.

Cultivan la variedad autóctona del guisante negro del valle de Gósol, que siembran en los campos de mayor altitud; cosechan de madrugada y de forma manual con una hoz, y seleccionan, secan, hierven y comercializan en frascos de cristal. En cuanto a las patatas de montaña o trumfos, cultivan la variedad Kennebeck, y se caracterizan por tener una carne más firme y un sabor más intenso.

Elaboran zumo de manzana totalmente artesanal a partir de doce variedades antiguas y locales de manzanos, en los cuales han ido realizando injertos para rejuvenecer las plantaciones. Con manzanas de formas, texturas y gustos diversos elaboran un zumo de manzana completamente natural, de sabor intenso y ligeramente ácido, que puede variar dependiendo de la cosecha de cada temporada. Hacen también zumo de manzana y pera, y zumo de manzana con hierbas aromáticas.

Precisamente, cultivan estas hierbas al pie de la montaña del Pedraforca, en unas condiciones y una altitud que garantizan la preservación de sus principios activos y que son de una gran calidad. Cultivan especies como la menta piperita, la menta naranja, la menta manzana, la hierbabuena, el azahar, el poleo, el tomillo, la salvia, la ajedrea, el hisopo y el orégano. Y son de los pocos productores de tila ecológica autóctona que hay en Cataluña. Preparan condimentos culinarios a base de orégano y mezcla de hierbas, e infusiones relajantes y digestivas a partir de combinaciones de hierbas.

En Cal Andreuet tienen también yeguas de carne de la raza autóctona caballo pirenaico catalán, más resistente y adaptada a las condiciones del territorio, que pacen en libertad. Con una alimentación exclusivamente a base de la leche de sus madres, hierba de los prados y agua de la alta montaña, su carne tiene unas excelentes propiedades.

Finalmente, y con la inquietud de seguir recuperando variedades locales de cultivos, en los campos de Cal Andreuet producen de forma más reducida maíz de escairar —una vez desgranado y pelado (escairat), es uno de los productos singulares y tradicionales de la comarca del Berguedà—; la variedad local de trigo forment blanco, de grano duro y color blanquecino; la pisana, una variedad antigua de espelta, y variedades antiguas de alubias para grano, como la judía afartapobres, la sastre y la confit.

Los frutos de sus tierras tienen una mayor composición mineral y un menor contenido en agua, un sabor único y una calidad excepcional.

Poniendo en valor el legado y el patrimonio

Además, desde Cal Andreuet, desarrollan una vertiente de investigación y divulgación. En su página web www.calandreuet.com, hacen difusión de recetas, refranes y conocimientos asociados al saber popular, y realizan y participan en publicaciones divulgativas propias, publicaciones científicas o de interés, donde explican entre otras cosas las labores de prospección de variedades antiguas del Berguedà, de variedades antiguas de árboles frutales en el Parque Natural del Cadí-Moixeró…

Cuando les preguntamos cuáles han de ser, a su parecer, las claves para que las futuras generaciones valoren y sigan manteniendo el patrimonio, Carles nos dice que «en primer lugar, nosotros recogemos el legado que nos han dejado nuestros antepasados, porque es nuestro patrimonio y lo que nos hace singulares. Pero no lo hacemos por nostalgia sino porque creemos que es una buena estrategia de adaptación a los cambios y nos genera una menor dependencia exterior. Recogemos este patrimonio pero también seleccionamos y evaluamos aquello que nos es realmente útil y descartamos aquello que no lo es. El progreso nos ha traído cosas buenas y otras que simplemente hemos asumido por inercia. La globalización nos está homogeneizando como seres humanos en el ámbito cultural. Buscar en el legado de nuestros ancestros las vías para ser diversos puede ayudarnos a construir alternativas más respetuosas».

Cuando hablamos de cuáles son los principales obstáculos que han tenido que superar para sacar adelante una iniciativa como Cal Andreuet, Carles es contundente: «actualmente, el principal obstáculo para un pequeño proyecto agroalimentario como el nuestro proviene principalmente de la burocracia y de todas las trabas legales para llevarlo a cabo. También es un obstáculo para nosotros el desconocimiento social del mundo rural y la falta de respeto hacia el trabajo que hacemos (molestar a los animales, coger fruta o patatas, pasear por los prados que son el alimento para nuestros animales…). Tampoco podemos olvidar el cambio climático, ya que el hecho que las precipitaciones sean cada vez más inestables y que la temperatura media tienda a aumentar, dificulta la labor a la hora de llevar a cabo algunos cultivos. Y, finalmente, podríamos destacar, igualmente, la inestabilidad, tanto económica como ambiental y social».

Carles opina, también, sobre la relación actual entre el hombre y el entorno: «se ha confundido el amor hacia la naturaleza con su abandono para que sea más virgen. Durante muchos años nuestros antepasados se relacionaron de una manera positiva con el medio que les rodeaba; una prueba de ello es el patrimonio que tenemos. Pero ahora hemos dejado de relacionarnos con él directamente, y lo utilizamos únicamente para el ocio. En lo que nos concierne, si nos paramos a pensar, resulta un poco de locos pretender cultivar la misma tierra con la que nuestros antepasados a duras penas podían ganarse la vida. Además, hemos de poner cables y electricidad porque, si no lo hacemos, la fauna salvaje nos destroza los cultivos y para controlar la falta de respeto de determinadas personas».

«El progreso nos ha traído cosas buenas y otras que simplemente hemos asumido por inercia. La globalización nos está homogeneizando como seres humanos en el ámbito cultural. Buscar en el legado de nuestros ancestros las vías para ser diversos puede ayudarnos a construir alternativas más respetuosas».

Conciencia y soberanía

El día a día de los impulsores de Cal Andreuet es muy diverso: «vivimos claramente bajo la influencia de la naturaleza y esto hace que, dependiendo de la época del año, nos dediquemos a unas labores o a otras y tengamos que prever las tareas con mucha antelación. Pero al mismo tiempo, un hecho fortuito puede tergiversar todos los planes al último momento». Para Carles, el proyecto «es el modo de vida que he encontrado».

Sabe que el futuro es incierto porque hay muchas variables internas y externas que desconocen y no pueden controlar: «a pesar de todo, asumimos el reto de continuar este proyecto desde una perspectiva optimista y con ganas de seguir desarrollando nuestra labor».

Bajo pedido y disponibilidad previa, es posible ir a descubrir la iniciativa, pero «siempre que haya un interés por intercambiar experiencias. ¡Nosotros no somos una actividad lúdica!». En cuanto a sus productos, los venden directamente en su explotación, trabajan con tiendas de la comarca, distribuyen a grupos de consumo o núcleos organizados, «¡y nos encantan los restaurantes que saben trabajar muy bien y dar valor a aquello que hacemos!».

Les gustaría transmitir a los consumidores que es importante que se impliquen realmente en su alimentación: «es necesario que todos y todas seamos conscientes de que somos soberanos de nuestros actos, que a través de la compra de alimentos estamos diciendo qué territorio y qué mundo queremos. A mí me gustaría que todo el mundo fuera capaz de producirse una parte de su propia comida, y que esto se tradujera en una realización y una satisfacción en el ámbito personal, en darse cuenta de que este hecho hace que la persona sea capaz de ser autosuficiente. En la sociedad en la que vivimos hemos delegado muchas de las tareas básicas en terceros. Para mí, elaborar mi propia comida es una forma de empoderarme. Cuando uno hace las cosas por sí mismo, toma mucha más consciencia de todo lo que ello implica, el esfuerzo, la dedicación…».

Preguntamos a Carles si confía en un cambio de tendencias en lo que respecta al consumo, con una visión más responsable, y nos contesta que, de entrada, no. «Sí que hay unos determinados sectores de la sociedad que son muy receptivos en cuanto a ejercer un consumo responsable. Pero creemos firmemente que sin una política que realmente apueste por el territorio y por el consumo responsable y de proximidad, hoy por hoy, para la mayoría de la sociedad resulta inviable cambiar su modelo de consumo.»

«Es necesario que todos y todas seamos conscientes de que somos soberanos de nuestros actos, que a través de la compra de alimentos estamos diciendo qué territorio y qué mundo queremos. A mí me gustaría que todo el mundo fuera capaz de producirse una parte de su propia comida, y que esto se tradujera en una realización y una satisfacción en el ámbito personal. Para mí, elaborar mi propia comida es una forma de empoderarme.»

Arraigados al territorio, trabajando por su futuro

Hablamos del futuro del sector primario. «Nuestro proyecto se sustenta en la tierra —dice Carles—. Cal Andreuet está arraigado al territorio desde el momento en el que tiene una base para contribuir a la preservación del paisaje. Además, trabajar conjuntamente con otros actores locales como pueden ser restaurantes, comercios u otros proyectos… implica que contribuimos al desarrollo económico de la zona. También hay que remarcar que nuestra propuesta no se basa en el sector turístico, y por lo tanto ayuda a diversificar el desarrollo local que, por desgracia, se ha basado en exceso en el monocultivo turístico.»

Es su proyecto de vida, «un proyecto interesante puesto que recoge el legado que históricamente ha tenido la payesía catalana a la hora de llevar a cabo su actividad. Durante años, se nos ha vendido la idea de que nos hemos de especializar, que hemos de invertir y que hemos de crecer para poder ser competitivos como sector primario. Pero el hecho de tener una explotación pequeña pero altamente diversificada nos ayuda a poder ser resilientes».



Cal Andreuet

Agricultura ecológica de alta montaña

Cal Andreuet
25716 Sorribes, Gósol
Berguedà (Lérida)

Tel.: +34 617 678 755

www.calandreuet.com
carles@calandreuet.com

Instagram

Persona de contacto: Carles Riu Bosoms

Poterie La Ferme

Cerámica 100 % artesana, creaciones hechas a mano. Ver historia

Poterie La Ferme

Cerámica 100 % artesana, creaciones hechas a mano. Ver historia

Sergio Padura

Fotografía y pasión por la montaña. Ver historia

Sergio Padura

Fotografía y pasión por la montaña. Ver historia

Roser Guix Torrents

La escritora que da voz a la mujer campesina. Ver historia

Roser Guix Torrents

La escritora que da voz a la mujer campesina. Ver historia

Cal Felipó

Productores de manzanas ecológicas de montaña. Ver historia

Cal Felipó

Productores de manzanas ecológicas de montaña. Ver historia

Hotel de Montaña Uson y micro-cervecería Pirineos Bier

Para rodearse de naturaleza en el corazón del Valle de Hecho. Ver historia

Hotel de Montaña Uson y micro-cervecería Pirineos Bier

Para rodearse de naturaleza en el corazón del Valle de Hecho. Ver historia

30 cabres

La quesería de Eller. Ver historia

Diorj Braama

Artista, pintor, músico, poeta… Ver historia

Xisqueta

Un proyecto integral de la asociación Obrador Xisqueta. Ver historia

Xisqueta

Un proyecto integral de la asociación Obrador Xisqueta. Ver historia

Projecte Boscos de Muntanya

Trabajando en el Pirineo para la conservación y la mejora de bosques. Ver historia

Projecte Boscos de Muntanya

Trabajando en el Pirineo para la conservación y la mejora de bosques. Ver historia

PHILIPPE LAVAILL

Philippe Lavaill

Un artista polifacético con taller de arte en Bescaran. Ver historia

Llivins

Viticultura de altura y de montaña. Ver historia

Jabones del Pirineo

Naturaleza de altura en tu piel. Ver historia

Bodegas Bal Minuta

Las viñas más altas de la Península Ibérica. Ver historia

Safrà del Montsec

Azafrán ecológico, cosechado a mano y secado con leña. Ver historia

Gratacool

La vitamina C de la montaña. Ver historia

L’Esquella, lechería de la Cerdanya

Naturalidad y calidad como carta de presentación. Ver historia

Taüll orgànics

Productos naturales de alta montaña para la salud y el bienestar. Ver historia

Aromik

Plantas aromáticas de producción ecológica, infusiones y condimentos. Ver historia

El Refugi de la Feixa

Un oasis de paz a 2.160 m. Ver historia

Formatgeria de Montmelús

Quesos artesanos de cabra. Ver historia

Cal Rossa

El establecimiento de turismo de naturaleza que propone una experiencia sostenible. Ver historia

Cal Rossa

El establecimiento de turismo de naturaleza que propone una experiencia sostenible. Ver historia

Prat de Sala

Cultivo ecológico de plantas aromáticas y medicinales. Ver historia

Prat de Sala

Cultivo ecológico de plantas aromáticas y medicinales. Ver historia

Fundación Miranda

Caballos libres, prevención de incendios y conectividad del territorio Ver historia

Fundación Miranda

Caballos libres, prevención de incendios y conectividad del territorio Ver historia

Formatgeria Montsent de Pallars

Quesos artesanales de leche cruda de cabra y oveja Ver historia

Ca de Llibernal de Noals

Miel de montaña 100 % natural, a 1.028 m Ver historia

Alfarería Blanca Alfonso

Porcelana artesana en un entorno de pura naturaleza Ver historia

Alfarería Blanca Alfonso

Porcelana artesana en un entorno de pura naturaleza Ver historia

Refugio Vall de Siarb

Tu hogar en el Pirineo Ver historia

Refugio Vall de Siarb

Tu hogar en el Pirineo Ver historia

El Gall Negre Cerveses i Aiguardents

Hacemos las cervezas que nos gustan Ver historia

Danaedas

La cerámica artesana de alta temperatura creada en Das Ver historia

Danaedas

La cerámica artesana de alta temperatura creada en Das Ver historia

Borda Marengo

Ovejas latxas, queso de pastora y queso roncal, en Isaba Ver historia

Bauma de les Deveses

La recuperación, con métodos tradicionales, de la viticultura de altura en el Berguedà Ver historia

Sarasak

Bolsas y complementos hechos a mano, en el Pirineo Ver historia

Sarasak

Bolsas y complementos hechos a mano, en el Pirineo Ver historia

Penélope Clot

Pintando y recreando el paso del tiempo, a 1.219 m de altura Ver historia

Gall Fer Socks

Los calcetines técnicos especialmente diseñados desde el Pallars para los deportes de invierno Ver historia

Gall Fer Socks

Los calcetines técnicos especialmente diseñados desde el Pallars para los deportes de invierno Ver historia

Cal Margarit

Cosmética Natural de Lavanda y mucho más Ver historia

L’aranyonet

El arte de elaborar deliciosas conservas vegetales artesanas Ver historia

Mermeladas La Marmita

Con el estilo de nuestras abuelas y la esencia de la naturaleza Ver historia

Vital

Un proyecto global para recuperar el arte popular relacionado con la tradición de los pastores de los Andes y de los Pirineos, desde Andorra Ver historia

Vital

Un proyecto global para recuperar el arte popular relacionado con la tradición de los pastores de los Andes y de los Pirineos, desde Andorra Ver historia

Liken Skis

Esquís artesanales para conectar con las emociones. Ver historia

Liken Skis

Esquís artesanales para conectar con las emociones. Ver historia

Herbes de l’Alt Pirineu

Recogiendo los principios activos de la alta montaña. Ver historia

Cal Calsot

La casa rural con encanto para desconectar y disfrutar de la naturaleza Ver historia

Sal dels Pirineus

El ingrediente vital que hace 200 millones de años que se prepara en el corazón de los Pirineos Ver historia

Sal dels Pirineus

El ingrediente vital que hace 200 millones de años que se prepara en el corazón de los Pirineos Ver historia

Cal Casal de Ossera

Mermeladas, jaleas, chutneys, patés de setas y compotas, de autora, artesanas y elaboradas con productos de proximidad Ver historia

La Vella de Romadriu

Cerámica artesana utilitaria creada en Oliana e inspirada en el Pirineo Ver historia

La Vella de Romadriu

Cerámica artesana utilitaria creada en Oliana e inspirada en el Pirineo Ver historia

El Refugio de Cuberes

El único refugio guardado de la Reserva Natural de Boumort Ver historia

Llum del Cadí

El vino que se obtiene de unas viñas heroicas Ver historia

Cesc Capdevila i Torrell

Guía intérprete del Alt Pirineu Ver historia

Cesc Capdevila i Torrell

Guía intérprete del Alt Pirineu Ver historia

Cerámica Marta Danés

Piezas artesanales de altura: entre el arte y el objeto de uso cotidiano Ver historia

Cerámica Marta Danés

Piezas artesanales de altura: entre el arte y el objeto de uso cotidiano Ver historia

Cal Mandrat de Montellà

Vino blanco fresco y ecológico, único y de altura Ver historia

Patés de L’Aínsa

Patés artesanos con la receta centenaria de los pueblos de alta montaña Ver historia

Can Pastoret

Ganaderos en extensivo y productores de patata ecológica a 1.350 m de altitud Ver historia

Botanica

Tejidos, ropa y complementos a base de tintes naturales del Pirineo Ver historia

Botanica

Tejidos, ropa y complementos a base de tintes naturales del Pirineo Ver historia

Suscríbete a la Newsletter

Si quieres sorprenderte con nuevas historias y estar al día de las actividades que te proponemos.

¡Tu conexión con lo auténtico, en un solo clic!

Suscríbeme
Premio alimara 2021

Through Sustainability

© 2021 Taste The Altitude · Todos los derechos reservados · Aviso Legal y Condiciones Generales de Uso del Sitio Web · Política de Privacidad y de Protección de Datos de Carácter Personal · Cookies · Diseño Disparo Estudio